En un mar de historias

diumenge, 11 de maig de 2014

Escola Santa Clara

En la Escuela Santa Clara pasé 4 años de mi vida, por aquel entonces las instalaciones de dicha escuela se encontraban en la sede vieja del Club Natació Sabadell, en la calle Montcada. Tengo muy buenos recuerdos de esos años y también recuerdos de sensaciones no tan buenas, cansancio, sacrificio, vivir todo el día para la natación... Siento que en la Escuela Santa Clara se formaron unas buenas bases para lo que iba a ser mi futuro, buena estudiante, aplicada, responsable y tres carreras universitarias por delante. Por éste medio quiero dar las gracias a todos y todas las profesoras que tuve en ese centro, al que después volví como docente y me trataron muy bien.
Mis padres (a los que les doy las gracias por eso) se levantaban conmigo a las 5.15h de la mañana para que yo empezara mi día con el entrenamiento matutino en las instalaciones municipales de Sant Oleguer, lo que se conoce como ¨la Muni¨. En la Muni pasé más de 12 años de duros entrenamientos, piscina de 50 metros, cubierta en invierno, descubierta en verano, piscina de 33 metros para waterpolo y saltos, una segunda casa para mi. En esas instalaciones conocí a grandes personas, entrenadores que pasaron por distintas etapas de mi carrera deportiva, Xavier Torrallardona, Esteve Fontdevila, Francesc Fontdevila, Jordi Albuixech, Winnie Faber y también el reciente fallecido Paulus Wildeboer (del que voy a hablar más adelante). Todos y cada uno de ellos me enseñó y me dejó algo para toda la vida, con algunos entrené más tiempo, con otros menos, pero los disfruté a todos y cada uno.
Después del entrenamiento matutino caminábamos hacia la escuela, en 30 minutos teníamos que cambiarnos de mojados a secos, desayunar y caminar hacia la escuela más o menos 1km. Llegar tarde suponía falta, bronca, deberes extra, cualquier cosa, así que no había posibilidad de llegar tarde. Las clases eran de 8.30 a 13.30, después de ahí nos íbamos a almorzar al restaurante del club, los recuerdos de esas comidas no suelen ser muy buenos, no estaba acostumbrada a comer variedad de platos, vegetales y demás y esa época no fue buena para mi. Tuve que aprender a comer de todo y variado, se terminó el comer lo que a mi me gustaba. En cada comida había un entrenador distinto, lunes Jordi, martes Esteve y así,.. Mil historias para contar de esos almuerzos, los que estaban ahí y lean esto se van a acordar. Después del almuerzo volvíamos a la Muni, caminando. A las 16h empezaba la segunda sesión de entrenamiento, sobre las 19h estaba terminando mi día y mi madre o mi padre me buscaban en la puerta de la Muni para regresar a casa después de un día largo e intenso.
Hay momentos en los que pienso que renuncié a mi infancia, a mi juventud, a mi adolescencia,.. la verdad no renuncié, elegí otro camino, en la vida hay que elegir, hay que arriesgar y luchar por eso. No me arrepiento de mi elección habré vivido más o menos intensa mi vida pero he aprendido mucho de la natación y del entorno.
Gracias a todos y cada uno de los que ha formado parte de ésta etapa!
Foto del equipo femenino años 81-82, Margarita Trias, Esther Lara, Raquel Folch, Esther Nuñez, Marta Rodríguez, Bea Ferrandez, Mari Garcia, Martina, Elvira De Clares, Gemma Sanmartí, Raquel Gallego, Mònica Millan, Noelia González, Jèssica Vega, Sílvia Carbó. Qué pintas!
Tt

2 comentaris:

  1. Ostres Esther, quins records... d'algunes de les coses que dius ja gairebé no les recordava.

    ResponElimina
  2. Hola Esther. Muy buena iniciativa , me gustan mucho los escritos , recuerdos y te animo a seguir en el entusiasmo de este deporte tan grande.

    ResponElimina